Páginas vistas en total

domingo, 16 de enero de 2011

CAPITULO 11


Cuando hubieron atendido a Rachel ya era muy tarde, por lo que le pedi a Tom que me llevara, y acepto encantado.
-Os llamo mañana-les dije a las gemelas, que me miran con una sonrisa en la cara.
-Te queremos!-Contestaron al unisono.
Hacia un frio infernal.Tiritaba entera y no sentia los pies.Tom me miraba preocupado, y al final me cogio en brazos y me llevo al coche, donde puso la calefaccion a tope.
-¿Estas mejor?
-S-s-s-siii-consegui contestar, a pesar de mi castañeo de dientes.
-Si, ya lo veo-Tom se rio.Era una risa tranquila y amable.
Poco a poco consegui dejar de tiritar, y para cuando llegamos a mi casa ya sentia todas mis extremidades.
-Bueno, señorita-Esto ultimo lo dijo en español, y consigui derretirme el corazon-hemos llegado.¿Te vere mañana por mi casa?
Abri los ojos de par en par.¿Acababa de invitarme a su casa? Tom parecio darse cuenta de su error, y se puso colorado como un tomate.
-Quiero decir, ¿quedaras mañana con mis hermanas?Te adoran.
Sonrei.Ya, claro.Sus hermanas
-Supongo que si, pero me tengo que ir.
-De acuerdo.Buenas noches, Alexa.
Cuando entre entre en casa, todo el mudo estaba dormido, incluida mi madre.O eso pense yo, hasta que escuche jadeos procedentes du su cuarto.Deje mi bolso encima del sofa y subi las escaleras a toda prisa.
La puerta de su cuarto estaba entreabierta, y dejaba ver una pequeña rendija de su cuarto.
Y lo que vi me revolvio el estomago.Mi madre estaba con otro hombre.
Varias arcadas comenzaron a subirme por la boca del estomago, y me encamine corriendo al baño, donde vomite y vomite hasta mi primera papilla.
Queria vomitar todas las imagenes, queria echarlo todo, pero cuando no me quedo nada de alimento en el cuerpo, me abrace a la taza del vater y llore en silencio.
Mi madre estaba con otro.Habia olvidado a papa y ahora estaba con otro. Maldita sea, no iba a perdonarselo nunca.
Tire de la cadena y me meti en mi cuarto, cerrando la puerta suavemente.
Me desvestí, me puse mi pijama de invierno y me meti en la cama, sin animos para nada más.
Y aquello me cambio la vida.
Los siguientes días andaba como un zombi, no hablaba ni con las gemelas y no vi a Chace por ninguna parte.No me apetecia nada.
Y tuve la fantastica idea de demostrar mi enfado.Me haria un tatuaje, algo bonito que expresara como me sentia, y aun no sabia el que, pero seria mi seña de identidad.
Y a mi madre deje de hablarla, aparentemente sin motivo alguno, pero cada vez que recordaba la escena, otra arcada me recorria la garganta y tenia que ir al baño corriendo.
Hasta que un dia no llegue al baño de chicas, y me tuve que meter en el de chicos.
-Oye tio, ¿estas bien?¿Necesitas que llame a una ambulancia?
Mierda.Era la voz de Chace.Tire de la cadena y puse la voz mas varonil que pude para contestar.
-No, tranquilo, estoy mejor.
Pero lo dije en espàñol, y eso me delato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario