Páginas vistas en total

lunes, 31 de enero de 2011

CAPITULO 17


Cuando entre en casa pase frente a un espejo y me detuve unos momentos a mirarme en él. Parecia alguien más mayor, una version de Alexa Thompson mejorada.Mi pelo cai por la espalda si control y me llegaba casi hasta las caderas.Quizas iba siendo hora de cortarme el pelo, pero me gustaba asi. Deje la BlackBerry sobre mi mesita de noche y me meti en la ducha.Millones de granitos de arena se despegaron de mi cuerpo, y fue solo cuando sali de la ducha y me seque la cabeza cuando noté que algo me escocia en el cuello. Sonrei al ver que se trataba de un beso algo más impulsivo de Tom, y me lo tape un poco con maquillaje.
De pronto vibro mi movil y yo pegue un pequeño brinco.
"Pequeña, mis hermanas me han dicho que te vas a hacer un tatuaje.Te acompaño mañana.Te quiero" Sonrei.Casi habia olvidado lo dle tatuaje.Incluso apunté la frase que me iba a tatuar en el antebrazo en un papelito que ahora se encontraba bajo mi cama."With every heartbeat" Con cada latido. Con cada latido me siento más yo, con cada latido más te quiero. Supuestamente iba dedicada a Tom, pero ¿de verdad le queria tanto? Era cierto que porvocaba sensaciones bonitas en mi, pero lo de Chace era otra cosa. Con cada latido que él daba, mi corazon daba los mimso al mismo compas...Sacudi la cabeza y aparte ese pensamiento de mi.Tom.Tom.Tom.Tom.Tom.Tom.Tom.Aitor.Chace. Mierda.Demasiados chicos agradables cerca, disputandose ese puesto en mi lista. Aitor y sus bonitos ojos, Chace y su forma de ser, Tom y su forma de ser.Suspire y me tumbe en la cama con la musica de los cascos a todo volumen.Obviamente estaba con Tom y le queria, pero...Era ese pero el que me preocupaba, y demasiado. Malditos australianos macizos y buenorros.He de aclarar que soy demasiado superficial, pero es lo que hay, no puedo permitirme pensar en buenas personas ni nada de eso.
Cogi un cuaderno, copie la frase que tenia pensado tatuarme y la tache.Me quede pensando un buen rato posibles frases, hasta que sono la cancion de Teenage dream en mi I-pod. A medida que escuhaba canciones, me decidi por una frase nueva, que no tenai por que ser a favor de ningun chico:"My heart stops when you look at me".Era una frase bonita, d euna cancion hermosa, y no tenia destinatario.Perfecta.Sonrei y guarde el cuaderno bajo la cama, escondido entre unas tablas que se habian caido de mi cama. Obviamente no iba a contarle nada a mi madre del tatuaje.Me dormi pensando en si me lo haria en el brazo o no.
Cuando me desperte habia demasiado sol entrando por la ventana, por lo que me gire y al ver el despertador me rei.Las once menos cuarto de la mañana. "A la mierda", pense."Ahora mismo llamo a Tom y me hago el tatuaje".Y asi fue.Media hora despues ibamos los dos en su coche, riendo y comiendo chocolate hacia el centro.
-No necesitare ser mayor de dad, ¿no?
-No.Con que te acompañe yo va de sobra.Aparentas 18, asi que no te preocupes.
-Bueno, abuelo, los cumplo en un mes.
Tom se rio y yo apoye mis pies enfundados en unas botas negras de aspecto militar en el salpicadero. Tom recorrio con la vista mis piernas, que se perdian en una falda negra y estaban tapadas con unas medias blancas y unas letras en negra y rosa, y yo le saque la lengua.
-Mira a la carretera, que no me quiero matar.
Pero me preocupaba.Ultimamente le notaba demasiado extraño, y las miradas que me echaban, como si fuera un caramelo, me molestaban, pero no le dije nada.
Cuando llegamos a la tienda a mi me temblaban las piernas de lo nerviosa que estaba.
-Tranquila, amor, no duele nada.
-¿Y tu que sabes?No llevas ninguno.
Tom se rio y me miro
-Ningnuo que tu hayas visto.
Abri la boca, formando una perfecta o, y me rei. "Pero seras cerdo", le dije.El me beso y en ese momento aparecio una chica joven con unos guantes de latex.
-¿Que deseais?
-Hola-me adleante a Tom y sonrei-Quisiera hacerme un tatuaje en el brazo.
-¿Necesitas el catalogo o ya sabes lo que quieres?
-No, ya se lo que quiero.
-Bien, pues pasa conmigo.
Yo le di mi cazadora a Tom y pase tras la chica, mientras las piernas me temblaban aun más.
-Bien, dime donde y qué
Me arremangue la cmaiseta hasta el codo y le dije la frase que queria.Ella esterilizo la aguja y comenzó.Al acabar, me echo una crema, me cobro unos 30 euros y nos dio las gracias.
-El vendaje evita quitartelo lo minimo posible, ¿ok?
Nada más salir, Tom me cogio delicadamente el brazo, me arremango la camiseta y me quito la venda.Cuando lo leyo, una sonrisa le ilumino la cara y me dio un fuerte beso en la mejilla.
-Gracias, el regalo más bonito que nadie me ha hecho.
Sonrei de medio lado, intentando evitar que notara mi cara de "Ojalasupieraporquienvaestetatuaje.Ojalasupieraaquienquierodeverdad" que tenia y le cogi de la mano, algo dolorida a causa de la aguja.

sábado, 29 de enero de 2011

CAPITULO 16


Por suerte para mi todo era mentira, ya que Tom no habia cogido el telefono. Yo me acerque a Chace cabreadisima, le arranque la foto de las manos y le lance una mirada asesina.
-Crei que eras diferente al resto de chicos de aqui, pero me equivocaba, eres igual o mas capullo que ellos.
Y me aleje en direccion a clase de Filosofia. Como era la fiesta del colegio, varios profersores nos dejaron tiempo libre, que yo aproveche para hablar por la BalckBerry.Tenia dos peticiones nuevas en el chat, y me sorprendi al ver que una era de Chace.Le acepté y al minuto empezo a hablar conmigo.
-Lo siento, era solo una broma.-Yo no le conteste, cerre los ojos con fuerza y me desconecte del chat.
-Hey Alexa, esta tarde vamos a ir a hacer surf, ¿te apuntas?
-Emily, cielo, no se hacer sur, no tengo ni idea.
-No pasa nada, Tom puede enseñarte.
Sonrei.Solo con mencionar su nombre, la carne se me ponia de gallina.Tenia muchas ganas de verle, asi que acepté con una sonrisa y saque mi agenda. Escribi en letras bien grandes Tom, lo coloree con flores y solecitos y anote la tarea, que era investigar sobre los Filosofos griegos.
A la hora del almuerzo la cafeteria estaba a rebosar, ya que ese dia repartian pizza, pero como yo me habia propuesto hacer dieta(habia engordado 5 kilos en dos semanas), cogi una ensalada, un té y un yogur natural, y me sente con las gemelas. Verlas hblar me hacia mucha gracia, ya que cada una acababa las frases de la otra y viceversa. Kayla era, con diferencia, la lider de las gemelas.Extrovertida, alegre y descarada.Emily, por otra parte, era alegre, dulce y timida, y ayudaba a Kayla a no pasarse de la raya.Eran el conjunto perfecto.
En cuanto terminamos de comer yo me fui a casa, subi a mi cuarto y me di una ducha fresca.A pesar de estar en Marzo ya hacia un calor horrible, asi que la ducha me vino genial. Me puse un biquini blanco de flores al estilo hawaiano, unos shorts vaqueros y una sudadera de Rams 23 azul marino, cogi mi mochlia y me fui a la playa.
Tom se distinguia del resto de surfistas porque llevaba una camsieta amarillo fosforito.Las gemelas aun no habian llegado, asi que saque mi toalla, la extendi y me snete en ella para observar tranquilamente a Tom.Saque mi ipod y puse una cancion de Kesha.Cuando Tom me vio, salio del agua corriendo, se acerco a mi, me levanto en vilo delante de todos sus amigos, haciendo que se me cayera el ipod y las gafas negras al suelo y me beso. Yo me rei, tranquila y feliz al fin en mucho tiempo, le mordi levemente la mejilla y me quede en bikini
-Bueno, enseñame surf, venga.
Tom se rio y siguio besandome delante de sus amigos, pero yo le aparte suavemente y le sonrei.
-Venga, no me seas ñoño.
-Vale rubia.Estos son Aitor, Lucas y Matt, mis mejores amigos.
Todos me saludaron con dos besos y yo me quede alucinada.Aitor estaba buenisimo, era moreno, de ojos verdes y tenia unos musculos perfectamente perfilados. Pero no me hice notar mucho, por si acaso se notaba, por lo que me quede en la arena mientras llegaban las gemelas.
Iba anocheciendo y los amigos de Tom se fueron yendo, mientras que las gemelas no aparecieron.
-Tom tus hermanas ya deberian estar aqui. ¿Y si ha pasado algo?
Tom nego con la cabeza, me cogio de la mano y me llevo a una charca medio escondida preciosa. No stumbamos en la arena y empezamos a besarnors, hasta que note las manos de Tom intentando desabrocharme la parte de arriba del bikini.
-Tom-proteste-Para.
-¿Porque?-Tom se apoyo sobre un codo, y a la luz del atardecer me parecio el hombre mas sexy del mundo.Me mordi el labio y sonrei.
-Porque no.Ademas, se esta haciendo tarde, me voy a tener que ir.
-Apenas pasas tiempo conmigo.
-Tom, es Lunes.¿Cuando quieres que pase tiempo contigo?
-Mañana.
Le mire.¿Era tonto?Pues claro que iba a pasar tiempo con él.Le sonrei y le di un beso, mordiendole la nariz.
-Pues claro, bobo.Y pasado, y el Jueves, y el Viernes, y el resto del tiempo que quieras.
Tom sonrio, me levanto y me llevo hasta su coche.Me abroche el cinturon, baje la ventanilla y sonrei.No podia decirle a Tom la verdad, que era virgen, porque era mas mayor que yo y seguro que se buscaria a otra.
-Alexa, ¿por que me has parado antes?¿No me quieres?
-No es eso Tom, es que...Mira, no se ocmo decirtelo, me da verguenza.
-Entonces no te molestare más, me lo contaras cuando estes preparada.
Sonre y me ablance sobre él, lo que hizo que diera un fuerte volantazo.
-¿Estas loca?
-Si, por ti.-Nos reimos juntos y le bese otra vez antes de volver a mi asiento, lo que le hizo dar otro volantazo.

jueves, 20 de enero de 2011

CAPITULO 15


Cuando acabo el fin de semana yo no tenia animos para nada.Tom habia venido a verme el domingo por la tarde y habiamos estado juntos,pero yo le eche rapidamente porque tenia que hacer muchos deberes.Y por fin era Lunes.
Tenia ganas de ver a Chace, verle y espetarle que era un maldito cobarde, que no me importaba nada y que pasaba de su cara. Me vesti unos vaqueros claros rotos, unacamiseta con la bandera de Estados Unidos y unas converse rojas, cogi una chaqueta de cuero y mi bolsa de libros y me fui a la parada del autobús.
Rachel estaba alli, como siempre, y yo la sonrei y me sente juto a ella.Obviamente ella ni me miro, no era tan gallita si no estaba delante de todo el insitituto.
Con el autobus llegaron las gemelas, que traian unas caras de resacas bastantes graciosas a pesar de ser Lunes, Chace.
Chace me miro durante un buen rato, el rato que yo le sostuve la mirada.
La voz de Kayla me saco del trance.
-Oye cuñada, ¿me dejas los deberes de historia?Ayer estaba demasiado ocupada votimando.
Sonrei y abri mi mochila para darselos, sin darme cuenta de que una foto mía con Luke, en la que yo salia sacando la lengua y haciendo el gesto del heavy con una mano y el me daba un graciosos beso en la mejilla, se me cayo al suelo.
A la hora del recreo me acerque a la maquina expendedora para comprarme una barrita de chocolate y saque un dólar del bolsillo de mi pantalón.Distraidamente aprete el boton de la barrita y espere a que saliera, apoyada en la maquina, viendo pasar a la gente de mi instituto.
Como aquel dia era el día oficial de la libertad no habia que llevar el uniforme, y la gente iba vestida como le daba la gana.
-Oye, rubia, esa barrita va a criar barritas si no la sacas ya.
Me gire y vi a Chace sonriendome.
-¿Que quieres?
-Bueno, venia a decirte que me encanta como sales en las fotos.
-¿De que demonios me...?
Entonces Rachel aparecio detras de él sujentando con la mano derecha mi foto, y yo fui a quitarsela pero ella fue más rápida.
-¿Para que quieres una foto mía, puta?Sé que estoy buena, pero no me va el royo bollero.
Rachel sonrio y se fue con Chace, de la mano.
No entendi que pasaba hasta que se detuvieron tres metros mas alla, sacaron el movil del bolsillo y marcaron un telefono, con el altavoz puesto.
-¿Diga?-La voz de Tom sono como un calmante para mi, pero a la vez me alarme mucho.
-Hola Tom, soy Chcae.Llamaba para decirte que tengo algo importante que decirte, ya sabes, de tio a tio.
-¿Y que es?
Mierda.Mierda.Mierda.Y mil veces mierda.
Chace iba a contarle a Tom que yo tenia novio en España.

domingo, 16 de enero de 2011

CAPITULO 13


Llegue a casa y subi a mi cuarto.Aun tenia la idea del tatuaje rondandome la cabeza,pero no tenia ni la menos idea de que es lo que iba a tatuarme, asique encendi el ordenador en busca de inspiracion, mientras sonaba una candion de Rolling Stones, un grupo que a mi padre seimpre le encanto, y de quien yo habia heredado una bonita camiseta, la tipica blanca con la lengua roja en medio.
Habia visto que la moda era tatuarse frases, pero a mi eso me parecia demasiado cursi, por lo que apague el ordenador y me tumbe en la cama.No tenia ni idea de que ponerme para una fiesta en la playa.El invierno estaba llegando a su fin, y hacia un tiempo agradable todo el dia.¿Que podia tatuarme?¿La lengua de los Rolling Stones, en honor a mi padre?¿Unas comillas, en honor a todo lo que me quedaba por decir?Estaba igual que al principio, indecisa.
Mi madre llego a casa con Timmy, y yo seguia dandole vueltas a la idea del tatuaje.
-Alexa, estamos aqui.¿Has comido?
No contesté.No me apetecia hablar.Enterre la cara en un cojin y grité todo lo alto que pude.
-Alexa, ¡que demonios haces?
-Nada mama, largo.
-¿Como que largo?¿Quien te crees que eres?
-Pues la hija de papa, a quien estas engañando.
Se me escapo.No queria decirselo, pero se me escapo.Mi madre me miro con ternura, y yo puse cara de asco.Ella se sento junto a mi en la cama y yo me aparté un poco.Me puse a compararnos durante un momento.Ella, de pelo castaño rojizo, mirada risueña y a la vez sincera, con alguna cana y arruguilla...Yo, en cambio, rubia como el oro, de ojos azules, profundos y tristes, maquillada, sin arrugas y sin canas...Eramos tan diferentes...
-Asi que tu enfado se resume a que me viste con Sam.
-Pues, si.¿Te parece poco?
-Cielo, papa ya no está.Y yo tengo 37 años, no soy tan vieja como crees, y necesito amor, como todos los seres humanos.
-Para, no sigas mama, me duele la cabeza.
Y con ese gesto eche a mi madre de mi cuarto, y probablemente de mi vida.
Me levante de la cama y me dirgi al armario.Ya sabia que iba a ponerme.En honor a mi padre, por supuesto.Saque unos shorts vaqueros negros desgastados y cortados por mi,la camiseta de los rolling stones de mi padre, una cazadora vaquera y mis botas negras nuevas.
Me meti en la ducha, me lave el pelo, me lo seque y me peine una trenza. Un ligero tono de colorote, labios rojo fuerte, ojos ahumados y pintados y uñas rosas fosforitas. Cogi mi bolsito con la bandera britanica y baje las escaleras, escuchando musica de mi i-pod, concretamente so what!, de Pink.
-Alexa, ¿a donde vas?
-Las gemelas dan una fiesta en la playa.
-No vuelvas tarde, cielo.Quiero presentarte a Sam.
Puse los ojos en blanco.
Cuando llegue a la playa, habian montado una gran hoguera y Kayla y Emily cantaban una version "a capella" de Lady Marmalade, y varios chicos babeaban a su alrededor.Distingui a Chace, que estaba sentado de espaldas al grupo, y a varios chicos y chicas mas del colegio, pero no vi a Tom.Cogi un botellin de cerveza del suelo y me sente junto a las gemelas, uniendome a ellas en su canto.
Al acabar, cogi a Kayla, que estaba libre en ese momento, y la lleve aparte.
Kayla, ¿y tu hermano?
-Esto...¿No quieres otra cerveza?
La mire extrañada, y negue.
-Kayla, dime donde esta tu hermano.
-Con una chica, se han ido a dar un paseo-y señalo un camino de pisadas que se perdia en la playa.

CAPITULO 12


-¿Alexa?
No habia vuelta atras, por lo que me puse en pie y abri la puerta del baño.
-¿Te encuentras bien?
-Si, un dolor de tripa, nada más.
No dijo nada más, ni sonrio ni nada, y se fue.No me importó.Yo ya no era la Alexa de antes, esa dulce niña que llevaba siempre su pelo recogido en una coleta, vestia con decoro y sonreia en las fotos.Llevaba el pelo casi hasta el culo de lo largo que lo tenia, pero llevaba sin ver a Tom desde que me llevo a casa, que fue hacia una semana.
Sono el timbre y sali al pasillo, cuando cuatro manos me cogieron de la cazadora que llevaba y me empotraron delicadamente contra la pared, entre risas.
-Alexa, ¿has oido lo que va diciendo por ahi Rachel de ti?
-No, ¿que es?
Emily miro a su hermana durante un segundo, segundo en e que debieron de comunicar con la mirada.
-Pues va diciendo que por tu empujon tuvo que venir la ambulanica, y dice que quiere partirte la cara o algo asi.
Me quede estupefacta.Osea, yo habia llamado a una ambulancia, vale que la habia pegado, pero ella fue la que empezo, ¿y ahora iba de gallita diciendo que me iba a pegar?.Ni de coña.
-Bueno, pues le podeis decir que ya nos vemos si eso a la salida.
-No es eso-dijo Kayla-Va a llevar a sus amigas con ella.Quiere pegarte de verdad.
Sacudi la cabeza y no le di importancia.Se llevaba la moda de hablar mucho y no hacer nada, por lo que me encamine a clase de Literatura y me sente en mi habitual sitio de primera fila.
Cuando acabaron las clases, todo el mundo me miraba cuando pasaba y susurraba palabra del tipo "paliza", "cara" y "pelea".Pues vale.A mi no me gustaron nunca las peleas, y ahora tenia a todo el maldito instituto mirandome.
Sali a la calles, y cuando atravese la puerta del insituto hacia el aparcamiento, note un tiron de pelo que provoco que me cayera al suelo.
Gire la cabeza, algo aturdida, y vi a Rachel riendose.
-¿Y tu eres la que me pego el viernes pasado?Eres una niñata, que lo sepas.
-Si supieras lo que es ser una niñata no estarias aqui, creeme.
Kayla y Emily estaban a mi lado, y me ayudaron a levantarme.Esas dos si que eran amigas de verdad.Alrededor nuestro se habia formado un corrillo de gente, y entre algunas caras distingui la de Chace.El muy cabron estaba detras, no queria saber nada de mi, porque pensaba que habia pegado a su novia sin motivo.Y yo le iba a demostrar lo equivocado que estaba.
-Bueno, Rachel, me parece genial que quieras llamar la atencion diciendo que por mi culpa fuiste al hospital, pero de hacer le gilipollas y admite la verdad.Que yo no te pegue sin motivo, que te dio un coma etilico y que eres una guarra.
Rachel me miro sorprendida, y acto seguido grito y me pego una hostia en el brazo, gracias a que me movi antes de que llegara a mi cara.
-Cobarde, no te apartes si tan gallito te crees.
-Yo no me aparto, ya te he dicho que no quiero pelea.
-Eso no lo decias el viernes
Suspire.Maldita analfabeta de las narices.
-Mira, si no me quieres entender, no lo hagas.Pero dejame en paz y vete a follarte al cabron de tu novio, que la verdad, no se quien es peor.
Me miro de hito en hito y me largue.
Las gemelas me siguieron, para evitar que Rachel viniera a por mi, y se rieron a carcajadas cuando estuvimos lo suficientemente lejos.
-¿Has visto la cara de Chace?
-Ninguno esperaba que fueras tan valiente, cielo.¿Estas bien?
Asenti.Estaba cansada, pero me habia snetado bien demostrar lo mentirosa que era Rachel.
-Oye Alexa, nuestro hermano quiere saber si vendrias a una fiesta que dara esta noche en la playa.
Mire a Kayla para asegurarme de que no estaba soñando, y sonrei.
-¿Ireis vosotras?
-Pues claro, tonta.
-Entonces si
Nos reimos durante un buen rato, y nos despedimos en el cruce de la calle St jud's, donde yo gire a la izquierda y ellas se metieron en casa.

CAPITULO 11


Cuando hubieron atendido a Rachel ya era muy tarde, por lo que le pedi a Tom que me llevara, y acepto encantado.
-Os llamo mañana-les dije a las gemelas, que me miran con una sonrisa en la cara.
-Te queremos!-Contestaron al unisono.
Hacia un frio infernal.Tiritaba entera y no sentia los pies.Tom me miraba preocupado, y al final me cogio en brazos y me llevo al coche, donde puso la calefaccion a tope.
-¿Estas mejor?
-S-s-s-siii-consegui contestar, a pesar de mi castañeo de dientes.
-Si, ya lo veo-Tom se rio.Era una risa tranquila y amable.
Poco a poco consegui dejar de tiritar, y para cuando llegamos a mi casa ya sentia todas mis extremidades.
-Bueno, señorita-Esto ultimo lo dijo en español, y consigui derretirme el corazon-hemos llegado.¿Te vere mañana por mi casa?
Abri los ojos de par en par.¿Acababa de invitarme a su casa? Tom parecio darse cuenta de su error, y se puso colorado como un tomate.
-Quiero decir, ¿quedaras mañana con mis hermanas?Te adoran.
Sonrei.Ya, claro.Sus hermanas
-Supongo que si, pero me tengo que ir.
-De acuerdo.Buenas noches, Alexa.
Cuando entre entre en casa, todo el mudo estaba dormido, incluida mi madre.O eso pense yo, hasta que escuche jadeos procedentes du su cuarto.Deje mi bolso encima del sofa y subi las escaleras a toda prisa.
La puerta de su cuarto estaba entreabierta, y dejaba ver una pequeña rendija de su cuarto.
Y lo que vi me revolvio el estomago.Mi madre estaba con otro hombre.
Varias arcadas comenzaron a subirme por la boca del estomago, y me encamine corriendo al baño, donde vomite y vomite hasta mi primera papilla.
Queria vomitar todas las imagenes, queria echarlo todo, pero cuando no me quedo nada de alimento en el cuerpo, me abrace a la taza del vater y llore en silencio.
Mi madre estaba con otro.Habia olvidado a papa y ahora estaba con otro. Maldita sea, no iba a perdonarselo nunca.
Tire de la cadena y me meti en mi cuarto, cerrando la puerta suavemente.
Me desvestí, me puse mi pijama de invierno y me meti en la cama, sin animos para nada más.
Y aquello me cambio la vida.
Los siguientes días andaba como un zombi, no hablaba ni con las gemelas y no vi a Chace por ninguna parte.No me apetecia nada.
Y tuve la fantastica idea de demostrar mi enfado.Me haria un tatuaje, algo bonito que expresara como me sentia, y aun no sabia el que, pero seria mi seña de identidad.
Y a mi madre deje de hablarla, aparentemente sin motivo alguno, pero cada vez que recordaba la escena, otra arcada me recorria la garganta y tenia que ir al baño corriendo.
Hasta que un dia no llegue al baño de chicas, y me tuve que meter en el de chicos.
-Oye tio, ¿estas bien?¿Necesitas que llame a una ambulancia?
Mierda.Era la voz de Chace.Tire de la cadena y puse la voz mas varonil que pude para contestar.
-No, tranquilo, estoy mejor.
Pero lo dije en espàñol, y eso me delato.

miércoles, 5 de enero de 2011

CAPITULO 10


Todo el mundo nos miraba.Yo me habia quedado de piedra.No sabia como reaccionar.La mejilla me ardia, y supuse que la tendria roja.Kayla y Emily estaban detras de Rachel por si acaso se le ocurria volver a pegarme.Algo en mi interior se resquebrajaba a la velocidad de un suspiro. Y la empuje fuertemente, tanto que choco con Emily y ambas cayeron al suelo.Emily se levanto rapidamente, pero Rachel, que estaba muy borracha, no lo consiguio.Yo la agarre del cuello de la camiseta, era más alta y más fuerte que ella, y no me costo trabajo.La tiré contra una mesa del bar, que se cayo al suelo produciendo mucho ruido.Y cuando la iba a pegar una patada en la boca, Chace se puso delante.Me miraba, desafiante y triste.Mi mirada se ablando al verle asi, y relaje los hombros.Me mire las manos y me eche hacia atras.Cuatro chicos,incluido Chace, cogieron a Rachel de los brazos y piernas y la sacaron del bar.Un segundo despues, el dueño del local no echo a todos amenanzonos con llamar a la policia. Rachel seguia en el suelo.
Me acerqué a Chace para preguntarle, pero rehuyo mi mirada.
-Chace,empezo ella, te lo juro.Yo no queria, de verdad...
Chace me miro. Sus ojos ardían de furia, lo que provoco un miedo infinito en mi interior.
-Ella-dijo señalando a Rachel la borracha- es lo único que tengo.Ella es la unica que me comprende, aunque te cueste entenderlo, a ti y a todos.
-Si te entiendo, Chace, pero lo que te quiero decir es...-Me di cuenta de que habia hablado en español, y me calle.
-Crei-dijo Chace-que eras diferente.Por un momento, de veras que lo pense.Pero, como siempre, me equivocaba.
No supe que decir.No podia contestar a tanta velocidad en ingles, me habia quedado atascada.Queria pedirle perdon, pero no me salia.Emily se acerco a mi y me sujeto para que no gritara a Chace.
-Tranquila Alexa, se le pasara.A todas nos ha soltado ese discursito-dijo Emily, mirando constantemente a Rachel, que seguia sin dar señales en el suelo.
Kayla aparecio como un soplo detras de su hermana.
-Hay que llamar a una ambulancia, Rachel no responde.
Vale.He de admitir que nunca me habia dado un ataque de nervios, pero aquella vez estuve a punto.Kayla lo advirtio y me puso una mano en el hombro, tranquilizandome.
-No es por ti, apenas le has echo un rasguño.Esta muy borracha, creemos que podria ser un coma etilico.¿Tienes aqui el móvil?
Asentí.Saque mi BlackBerry y marque el telefono de emergencias.
-Hola, servicio de urgencias de Melbourne.¿Que ocurre?
-Hay una chica en el suelo, muy borracaha.Creemos que es un coma etilico.
-¿Direccion?
-En el bar Money Order Office.
-Enseguida llegara una ambulancia.
-Gracias.
Colgue y me acerque a Rachel.Con ayuda de unas cuantas personas conseguimos levantarla, y Chace le dio unos golpecitos para reanimarla.
-Rachel-le dije-Rachel, ¿me oyes? Haz un gesto si es asi.
Como respuesta, Rachel me saco el dedo corazon.Bueno, algo era algo.Todos los presentes se rieron, y yo me uni a ellos.
Cuando llego la ambulancia, Rachel habia vomitado tres veces y Chace estaba desesperado.
Yo me sente en un bordillo a esperar a que dieran el pronostico, cuando note una presencia a mi lado.Era Tom, el hermano de las gemelas.
-Hola-le salude.Tenia el animo por los suelos, y la mejilla aun me escocia un poco.Me habia dado fuerta la hija puta.
-Hey, te traigo un poco de hielo.Ten-Me coloco unas delicadas manos en el rsotro, y con una sujetaba una bolsa con tres hielos que apestaban a calimocho-Sí, lo sé, apestan, pero es lo unico que he podido encontrar.
-Gracias-Fue lo unico que pude decir.Por lo menos se acordaba de mi, y no me ignoraba como Chace.Sus palabras me habian dolido más que cualquier otra bofetada.
Pero la sonrisa de Tom y su amabilidad producian en mi un efecto parecido al balsamo.

CAPITULO 9


Aquella noche, mama y yo vimos una peli juntas, mientras Timmy roncaba profundamente en el sofá.
-Asi que ya has visto varios chicos aqui, ¿cierto?
Me rei.Ya estaba la imagen de madre que llevaba tanto tiempo sin ver, despues de la muerte de papa.Yo apure mi helado de chocolate y trufas sin decirle nada, y sonrei.
Una vez acabada la peli, metimos a Timmy en la cama y nos fuimos a dormir.A la mañana siguiente yo tenia que madrugar y ella tambien, por lo que estabamos agotadas.
Cuando sono el despertador mi madre entro en la habitacion, me dejo una nota en la mesilla y se fue.
Eso me dio mas tiempo para dormir, aunque no mucho, ya que perderia el autobus que llevaba a los estudiantes al colegio.Me vesti, me recogi el pelo en un moño y sali de casa con un paraguas en una mano, por si acaso.
Y alli estaba otra vez, la niñata novia de Chase, la hortera esa. Un suplicio.Me repaso de arriba a abajo y chasqueo la lengua.Y eso solo por dos besos en las mejillas.Joder.Me sente en un hueco que quedaba en el banco y saque la BlackBerry para hablar con Lisa, cuando vi unos pantalones grises de uniforme y unas deportivas.Alce la vista y me encontre con la bonita sonrisa de Chase, que llevaba de la mano a su novia.
-Hola, española-Sonrei a mi pesar.Despues de todo, ese iba a ser mi mote.
-Hola Chase-dije, y mire directamente a su novia, desafiante.
-¿Conoces a Rachel?
-No, no tengo el placer-Remarque la ultima palabra con un deje de ironia que Chase no parecio notar.
-Pues bien, esta es Rachel,Rach, esta es Alexa Thompson.
Y para su sorpresa, le tendi la mano.Una pequeña venganza.Ya le habia dicho que en España se daban dos besos, pero lo hice para reirme de ella.Tonta del culo.
Cuando llego el autobus, Kayla y Emily ya estaban dentro, y me habian guardado un sitio.
-Alexa, te hemos visto hablando con Chase, ¿pasa algo?
-No Kay, ¿que iba a pasar?
-Yo que sé, como estaba la furcia de su novia al lado.
Asi que no era la unica que odiaba a Rachel, al parecer ya tenia su fama.
Cuando llegamos al colegio estaba nevando de una forma muy copiosa, y las gemelas y yo tuvimos que refugiarnos debajo de mi paraguas, por lo que llegue a la puerta del instituto completamente empapada.
Algunos chicos hacian guerra de nieve, con tan mala suerte que una de las bolas impactó de lleno en mi nuca, haciendome tirar los libros al suelo y destrozandome el moño que me habia costado hacer un cuarto de hora.
Sin pensarlo mucho, me gire y en un Español perfecto, grite todo lo alto que pude un "¿Por que no te vas a la mierda?".Las gemelas se me quedaron mirando, y rapidamente les traduci la frase al ingles.Ambas se rieron un rato largo, hasta que yo les lance una mirada asesina, que fue cuando pararon.
Al acabar el dia, a las gemelas les vino a buscar Tom.Yo me acerqué a su coche para despedirme y no pude evitar saludarle.Emily lo noto, ya que le dio un codazo a Kayla y ambas empezaron a hacer el ruido de los besos,a lo que yo les respondi mostrandoles mi dedo corazon derecho.
-Oye Alexa, ¿te parece que vayamos al centro esta tarde?Es Viernes y alli van todos...
Asenti.Si con todos se referian a Chase y a su hermano, me bastaba.
Cuando llegue a casa, me duche y me tumbe en la cama.Estaba a punto de quedarme dormida cuando sono mi BlackBerry.
-¿Diga?-Dije con voz soñolienta
-Hola princesa, soy Luke.
-Hey-rapidamente me incorpore y me acerqué a la ventana-¿Como estas?
-Yo perfectamente, aunque te echo de menos.
-Ya-respondi.No me apetecia mentirle, porque la verdad era que apenas habia pensado en él.
Fue una conversacion muy cargada y bastante falsa, por lo que me alegre ligeramente de colgar.
Aquella tarde y antes de salir perdi mucho tiempo pensando en que iba a ponerme.Al final me decidi por unos leggins negros de cuero, una camisa blanca y unos zapatos planos negros(siempre odie llevar tacones) .Cuando llegaron las gemelas ya estaba lista, por lo que cogi mi americana negra y mi bolso pequeñito de Bimba&Lola y sali de casa.
Kayla llevaba un vestidito de coctel rojo precioso que resaltaba su cabello castaño rojizo, mientras que Emily vestia unos pantalones rosa fucsia y una camiseta blanca a juego con sus tacones.
Hacia un frio espantoso y yo tenia los pies congelados, pero me las apañe para llegar lo mejor posible al bar en el que habiamos quedado con el resto de la clase.
Todas las chicas iban demasiado arregladas, intentando imitar el estilo desenfadado de la sgemelas, pero sin conseguirlo.Incluso Rachel iba más o menos bien vestida, pero lo estrpeaba la borrachera que llevaba.A Chace no se le veia por ningun lado, por lo que supuse que aun no habia llegado.Hasta que dos manos me taparon los ojos.Cuando me gire, alli estaba Chace.A ver, Chace y yo eramos compañeros de clase en Historia y Matematicas, pero no teniamos tanta confianza, por lo que mi corazon comenzo una carrera sin descanso hacia las estrellas.
-¿Te he asustado?
-Un poco la verdad-Conteste algo azorada, mirando hacia todos lados en busca de Rachel.
-¿Que vas a tomar?
-No, nada, de momento no quiero acabar...mal-dije, calvando mi mirada en Rachel.
-Lo sé-suspiro Chace-Es muy vergonzoso cuando se emborracha de esa manera.
Sonrei.Acababa de encontrar el punto debil de Chace, y lo unico que tenia que hacer era no beber(demasiado) para impresionarle.
Pero unos golpecitos nada suaves me devolvieron a la Tierra.
-Mira que te he dicho, puta, que no te acercaras a Chace, ¿eh?
Plaf.De repente mi mejilla derecha comenzo a dolerme, y vi la sonrisa fiera y borracha de Rachel.Acababa de pegarme una hostia.

martes, 4 de enero de 2011

CAPITULO 8


La casa de las gemelas era una casita azul de dos pisos situada en el centro de la ciudad.
Llame al timbre mientras retorcia mi pulsera de cuero, y me quede embobada al ver quien abria la puerta.
Era un chico moreno, de pelo liso y ojos increiblemente verdes que, a pesar de estar en pleno invierno, iba sin camiseta.Me quede embobada mirando sus perfectos musculos.
Tenia un parecido razonable con las gemelas, por lo que suspuse que seria su hermano.Pues si que habia tios buenos en Australia, oye.
En el moemnto adecuado, justo para que no quedara en ridiculo, aparecieron las gemelas detras del chico, y sonrieron.
-Alexa, has venido!
Sonrei, y vi como Kayla me guiñaba un ojo.Pues si que se me debia etsar cayendo la baba.
-Si, hola.¿Puedo..puedo pasar?
El chico se aparto para dejarme pasar, pero el marco d ela puerta era tan estrecho que no pude evitar rozarle.El pulso se me disparo como nunca antes se me habia disparado.
Las gemelas me llevaron a su habitacion, donde cerraron la puerta de un portazo y pusieron la musica a todo volumen.
-¿Quien era ese pedazo de tio que ha abierto al puerta?
-Se llama Tom, y es nuestro hermano mayor.
-No puede ser, un bombon teniendo dos hermanas asi de feas.
Empezamos a reirnos y a pegarnos con las almohadas hasta que yo me desplome en la cama, agotada.
-En serio, esta...
-Bueno que te cagas-Contestaron por mi las gemelas, y empezamos a reirnos otra vez.
La tarde fue muy divertida, nos pintamos las uñas de distintos colorines, saltamos en las camas, vimos la tele, merendamos nocilla e incluso espiamos a Tom mientras chateaba.
-Chicas, se me hace tarde, me tengo que ir.
-¿Quieres que te lleve Tom?
Mire a Emily para ver si lo decia en broma, pero no, no lo estaba.
Me negue de todas las formas posibles, pero acabé cediendo. El coche de Tom era un BMW de segunda mano plateado precioso y bastante comodo.
-¿Asi que eres la española?-Otra vez.Que no, que me llamo Alexa.
-Alexa Thompson-le corregi.
-Yo soy Tom, el hermano mayor de esos dos mosntruitos.¿Cuantos años tienes?
-17,¿y tu?
-21
Vaya, demaisado mayor.Bueno, nunca se sabe.Sonrei en mi fuero interno.
-Hemos llegado, señorita.
-Gracias.
Me baje del coche a toda pastilla y entre en casa, acalorada.Dios mío, estaba en una nube.Mama estaba haciendo la cena y Timmy veia Bob Esponja en ingles.
-¿Que tal tu dia?
-Bua, si vieras mami, nunca habia visto chicos tan guapos en el mismo sitio.
Mi madre se rio.Yo la mire.Era feliz.Eramos felices, por primera vez en mucho tiempo.

CAPITULO 7


Aquel dia, mi primer dia de insitituto, transcurrio de una forma normal.Kayla y Emily eran dos personas geniales, y pronto me pusieron al dia de todas las novedades y todos los lios del instituto, e incluso me invitaron a merendar esa tarde a su casa.
Mientras me iba a casa, guiandome por un cutre mapa que mi madre me habia dibujado, me choque contra el famoso Chace.
-Lo siento-Me di cuenta de que se lo habia dicho en español, y rectifique.
-No pasa nada.Soy Chace-Y me tendio la mano.
Yo sonrei.Que bueno estaba.
-En España se dan dos besos-Y ante su cara de desconcierto le plante dos sonoros besos en la mejilla.Él se rio, una risa angelical y preciosa.-Yo soy Alexa Thompson.
Estuvimos hablando un buen rato, hasta que se despidio de mí y se fue en direccion a la playa.Segui mi camino, calle abajo, hasta que consegui llegar a mi casa.Mi madre no estaba, y habia una nota en la nevera.
-"Mi amor, tienes lasaña en la nevera.Nos vemos por la noche"
Me encogi de hombros y subi a mi habitacion.Paredes naranja fosforito, una alfombra peludita de color azul chillon y millones de fotos de la playa y de Melbourne.Me quite el uniforme y me puse unos pantalones vaqueros y una camiseta de Londres, me recogi el pelo en una coleta y me conecte al tuenti.Tenia tres mensajes privados y uno era de Luke.Luke.No me acordaba de él.Lo abri, entusiasmada, mientras conectaba la camara al ordenador para subir todas las fotos que habia hecho.
"Hola princesa. Que sepas que aqui en Madrid se te echa de menos, ya no es lo mismo sin ti ir en autobús.Espero que vengas pronto.Te quiero"
Sonrei y me estiré.Eran las dos de la tarde, y a las cinco habia quedado en ir a casa de Kayla y Emily.
Baje a la cocina a comer mientras veia la tele y saque la blackberry del fondo del armario.Estuve hablando con Lisa un buen rato, hasta que me tuve que ir a la ducha.
Cuando slaia de casa, me encontre en la parada a la chica morena que iba de la mano de Chace, que ahora iba vestida con una minifalda super hortera y una camiseta mas hortera todavia, y me miro de arriba a abjo.
-¿Eres la española?-Que mania tenian, siempr me saludaban con "La española".Pues tenia nombre, joder, y bien bonito.
-Alexa-La corregi.
-¿Por que has besado a Chace?
Asi que habia visto mi saludo con él.Pues que se jodiera.
-Es la forma de saludar en España-
-Ahora no estas en España-Se acecro a mi y me agarro fuerte del brazo-Y no te vuelvas a acercar a él, ¿entendido?
Sonrei.Vaya con la mosquita muerta.
Por fin llego el autobus y pude despdirme de la hortera esa.
Al final, vivir en Australia iba a ser genial

CAPITULO 6


Australia es una isla preciosa al sur de España, tan al sur, que como me dijo Timmy, andaríamos cabeza abajo.
Estaba entusiasmada, tanto que en las ocho horas d eviaje que duro el vuelo no dormi nada.Me habia documentado sobre Melbourne, su vida nocturna, sus actividades deportivas, sus colegios, todo.
Mi madre me habia inscrito en un colegio donde se llevaba uniforme, cosa que a mi no me hacia mucha gracia, pero no le dije nada. En la pagina de internet, las fotos que habia visto me habian enamorado.
Cuando aterrizamos, cogimos las maletas d ela cinta, en la que Timmy casi se cae de culo, y salimos a la calle.Hacia un frio inpresionante, las calles estaban nevadas, los coches helados..Era perfecto. Además estaban de vacaciones, asi que tenia una semana para adptarme, colocar mis cosas e incluso salir de compras con mama.
La casa era un chalet de tres pisos que tenia cuatro habitaciones, dos baños, una cocina y un salon inmenso.
Yo escogi la habitacion que daba vistas al mar, un mar hermoso y siempre lleno de surferos.
Encendi mi blackberry y le conte todo detalladamente a Lisa.
Me asomé al balcon d emi cuarto y desde alli observé a los surfistas, que cabalgaban las olas como nadie nunca lo haya hecho.
Me llamó la atencion un chico rubio, de piel muy morena, que a mi parecer era el mejor de todos.No noto que le miraba, por lo que me quede embobada un rato más.
Hasta que las vi a ellas.
Un grupo de chicas remoloneaba por la playa, sin apartarse demasiado de los surfistas.Habia una rubia que me llamo la atencion, porque lo unico que hacia era gritar de forma un tanto molesta.
Sonrei.Aquella iba a ser mi nueva vida.Y la verdad es que me gustaba.
Y porfin llego el dia que tanto temia, la vuelta al colegio.Me vesti el uniforme, un tanto hortera, y apènas desayune debido a los nervios.
Mi madre me llevo en coche hasta la puerta, y cuando la mire con cara de ovejita degollada se rio.
-Tranquila, no es el tribunal de la inquisicion.
Ya, claro, no para ellla.
Todo el mundo me miraba.Al parecer la noticia de la nueva alumna habia llegado a oidos de todos.
Yo estaba supernerviosa, me temblaban las piernas y me sudaban las manos.Hasta que le vi.Era el chico surfista que habia visto el primer dia en Melbourne.Iba de la mano de una chica morena, que no distingui pero que supuse que seria su novia.
Me sente en clase, en la ultima fila en el ultimo pupitre, y mire al suelo.
-Hola, ¿eres la española?
-Si, soy Alexa.
-Un placer, yo soy Emily.
Emily era una chica castaña de pelo rizado y piernas largas, con aspecto de tia bastante agradable.A su lado habia una chica exactamente igual que ella, pero rubia.La sonrei.
-Yo soy Kayla, su hermana gemela.
-Un placer.
Y alli estaba él, el chico rubio.No pude evitar mirarle descaradamente, pero es que estaba de un bueno...
-¿Y ese chico como se llama?
Las gemelas me miraron y soltaron una risita.Repase mentalemente el orden de las palabras, para saber que no me habia confundido al hablar.
-Se llama Chase Stanford, y es el quarterback del equipo de futblo.Y si, esta bueno que te cagas.
Las tres nos reimos, y por primera vez en mucho tiempo me senti en casa.

CAPITULO 5


Viajar a Australia iba a ser un grandisimo reto.Mi madre escribió una carta al colegio explicándoselo todo: El motivo del viaje, su duracion, incluso pidio una carta de recomendacion para que me pudieran admitir sin problemas en los colegios de Melbourne.
Mientras, todos mis compañeros volvieron a darse cuenta de que existia, de que seguia yendo con ellos a clase, y empezaron a hablar más conmigo.Yo flotaba en una nube, en clase no hacia ni caso, ni siquiera los deberes, pero no me importaba, me quedaban dos semanas contadas alli y podria olvidarme de todo. Incluso hable con Lisa, le conté las ganas que tenia de viajar, etc.
El penultimo dia que pasaria en España, Lisa me paso a recoger a casa a eso de las ocho y me llevo a su casa, donde habian organizado una fiesta de despedida.Y volvia a estar el chico del gorrito azul.Despues de todos nuestros encunetros y a un dia de irme, me parecio un chico guapo.Total, me quedaban horas para irme de alli.
-Hey, Alexa, estas guapisima.
Sonrei y bebi de mi vaso.
-¿Como te llamas?
-Luke, preciosa.
Y asi comenzó un flirteo que duro toda la noche, y que termino yo en brazos de él, besandonoso como si el mundi se acabara mañana, que para mi era practicamente lo mismo.
-No te voy a olvidar, Alexa Thompson.
Sonrei.Queria contestarle lo mismo, pero no me gustaba mentir a la gente, asi que decidi dejarlo pasar.He de admitir que desde la muerte de mi padre me habia vuelto una insensible.
A la mañana siguiente yo tenia una resaca del quince, me dolia la cabeza y vomitaba constantemente, pero siguio sin importarme, porque me iba a ir a Australia.
Cogi mi bolsa de clase, como todas las mañanas, y esta vez si que fui en autobus.Luke me gustaba, era un tio genial, pero no iba a preocuparme por ser una buena novia.
Cuando subi en autobus, alli estaba él, en sus asientos de cuatro, ocupando uno con su mochila.Sonrei y me acerque a él.
-Ni mi ultimo dia vas a dejar que me siente, ¿eh?
Levanto la cabeza, y vi que tenia los ojos llorosos.Aparte su mcohila d eun manotazo y me sento junto a él, cogiendole la mano.
-Eh, ¿que pasa?
Nego con la cabeza y me beso.Su beso sabia a sal debido a sus lagrimas, pero aun asi fue un beso muy dulce.Sonrei.
-No estes triste, volvere siempre que pueda.
Y esa fue la ultima vez que vi a Luke, y tambien la primera que le vi llorar.Que dulce.
En clase todos los profesores me soltaron el rollo de que habia sido un placer haberme conocido, que era una niña encantadora e incluso me desearon suerte.Lisa lloro casi todo el día, y yo la abracé y tambien llore.La iba a echar de menos, a esa rubia alocada que era mi mejor amiga.
Cuando me fui a casa, mi hermano llevaba puesto un gracioso gorro de Safari y una camiseta con un león.Le abracé y jugué con él toda la tarde.
-Timmy, ¿sabias que Australia esta justo debajo de nosotros?-Coji una bola dle mundo y se lo enseñe.
-Ala, ¿y alli andaremos cabeza abajo?
Me rei.
-No, alli ahora es invierno, nada más.
Un invierno, si, el invierno más bonito de toda mi vida.
Me meti en la cama y dormi genial, soñando con canguros y con mi hermano andando cabeza abajo.

CAPITULO 4


Las semanas siguientes fueron horribles. Sicologos de todas partes vinieron a mi casa solo para atenderme a mi, a conseguir que yo volviera a sonreir como lo hacia antes.
Mama siguio con su trabajo, pero se la veia infeliz y triste todo el rato.
Y yo apenas veia a Timmy, que pasaba la mayor parte del tiempo en casa de los primos.
Una tarde, mientras estaba haciendo deberes, sola en casa, sono el telefonillo.Abri sin contestar, como era mi costumbre, y al abrir la puerta me encontre cara a cara con el chico del gorro azul que no me habai dejado sentarme en la parada, el macarra ese.
Acto seguido yo cerre la puerta en sus narices, pero el metio el pie en el momento justo y consigui pasar.
-Largate.
-Tranquila, amor, solo vengo a hablar contigo.
-Ya, pues resulta que yo no quiero hablar contigo
El chico, del que yo no conocia ni su nombre, me miro de arriba a abajo y sonrio.
-¿Por que ya no vienes en autobus al colegio?
era cierto.Desde la muerte de mi padre, cuando todo el mundo habia empezado a ignorarme, decidi que malgastar un billete de bus en ir aislada del mundo era una tonteria, y ahora iba siempre andando.
-Porque no me apetece verte la cara.
-Muerde la niña, ¿eh?A proposito, siento lo de tu padre, de verdad.
Le mire.Ya, claro, como a el se le habia muerto tambien su padre me entendia.No te jode con el niñato este.
-Ya, yo tambien.Ahora largo.
Y me hizo caso y se fue.Me quede sola en casa, plantada en frente de la puerta de casa durante lo que parecieron horas, hasta que mi madre llego a casa, sonriente.
Era la primera vez que la veia sonreir en mucho tiempo, y no pude evitar contagiarme de su alegria yo tambien.
-Mama, ¿que pàsa?
-Cielo, tengo una propuesta que hacerte.A Timmy no se la hago porque se que no lo va a entender, por eso te lo pregunto a ti.
Levante una ceja,pero no dije nada.
-Bueno, el caso es que me han ofrecido un puesto de trabajo en una empresa afiliada a la nuestra que acaban de abrir, donde el sueldo se triplica y...
-Mama, eso es fantastico.
-Ya, Alexa, pero dejame acabar.La empresa a abierto en Australia, y si acepto, tendriamos que dejarlo todo e irnos a vivir alli lo antes posible.
Me quede helada.Australia.Tierra de surferos, de gente amable, de calor casi todo el año...Sonrei.Ademas, mi primer viaje de verdad, y puede que el mejor.
Abracé a mi madre, no lo pude evitar, y juntas reimos, tomamos un cafe y fuimos a buscar a Timmy.Hicimos maletas, empaquetamos todo en cajas donde Timmy pinto solecitos y florecitas, y por primera vez en mucho tiempo, dormi tranquila.
Australia.
Iba a volver a empezar.Desde cero.Australia

CAPITULO 3


Mama y yo pasamos la noche en el Hospital, una noche larguisima en la que no dormi absolutamente nada. Estuve todo el rato con mi blackberry, hablando con Lisa mientras mama dormia,daba vueltas por la sala de espera o lloraba en cualquier rincon.Yo ya me temia lo peor, llevaban demasiado tiempo ahi dentro, pero no le dije nada a mama, no queria destrozarla.
Sobre las ocho menos cuarto de la mañana salio la misma enfermera que antes, pero esta vez no sonreía.Se acercó a mama y la poso una mano en el hombro.Le dijo algo, pero yo no estaba lo suficientemente cerca como para escucharlo, por lo que me acerque más.
-Señora,hemos hecho todo lo que estaba en nuestras manos, todo lo posible y más,pero su marido...
Y ahi deje de escuchar.Todos, absolutamente todos los sonidos desaparecieron.Recuerdo haber visto a mama,destrozada, mientras caia de rodillas al suelo y lloraba desconsoladamente.
Cuando volvieron los sonidos, mi blackberry estaba en el suelo y a mi me caian sendas lagrimas por las mejillas.
Me acerqué a mama con paso tembloroso y la abracé, con miedo de que se fuera a desmayar en cualquier momento.Pero no lo hizo.Recobro la compostura y comenzo a llamar a familiares y amigos para comunicarles la mala noticia.
Yo me sente en una silla de la sala de espera, mirando a la nada, mientras pensaba en mi padre.
El ya no iba a volver a casa,no iba a haber mas navidades con él, jamas volveria a recogerme al colegio....
Aquella mañana de Mayo mi vida dio un giro completo, de esos de 180 grados sin que yo pudiera hacer nada para remediarlo, pero no fue solo por la muerte de mi padre.
En clase la gente me miraba como si yo fuera un bicho raro.Lisa apenas me hablaba, y cuando lo hacia o bien era para preguntarme los deberes o bien para despedirse de mi.
La que peor lo paso fue mama.Todo lo que habian construido juntos se habia esfumado en apenas tres segundos.
Yo me sentia impotente, no podia hacer nada por devolvele la sonrisa a mama ni por explicarle por enesima vez a Timmy pòr qué papá no iba a volver a llevarle al futbol.

CAPITULO 2


Al estar mi padre ingresado en el Hospital a causa del cancer, a mi me tocaba hacer todas las tareas de casa,ya que mi madre estaba siempre llendo a visitarle.
Esa tarde, era Viernes, y por primera vez en muchos meses yo podia salir.Asi que decidi ir de compras con mama, ya que desde lo de papa apenas hablabamos.
Fuimos juntas a un centro comercial enorme, dejando a Timmy en casa de los primos Sue y Steve.
A mi madre se la veia claramente preocupada, no dejaba de mirar constantemente mirando el movil y mandando mensajes.Despues de todo, mi padre estaba muy enfermo.
-Mama, hemos venido a divertirnos, no a llorar ni a preocuparnos.Papa se pondra bien, ya lo veras.
Aunque en realidad yo tampoco estaba segura, todos nuestros amigos me habian dicho que debia trasnmitirle toda la seguridad y el apoyo necesarios, ya que Timmy aun era demasiado pequeño.Pero yo tampoco dormia bien por las noches,me costaba concentrarme en los estudios, no podia para de ver la foto que tenemos en la playa toda la familia, dos meses antes de que le detectaran el cancer. Lisa me ayudaba mucho, pero quien de verdad necesitaba ayuda no era yo, si no mi padre.
-Mira, cielo, ¿te gusta este vestido?
Mi madre tenia en sus manos un precioso vestido de flores, en un fondo verde menta muy bonito.Sonrei.Si que me gustaba.
-Te lo puedes poner en tu graduacion.
Volvi a sonreir.La queria muchisimo, y sabia que lo de papa estaba siendo un duro golpe para ella.
Pagamos el vestido, apenas quince euros, y salimos a una heladeria cercana.
Todo estaba siendo perfecto hasta que sono su movil.
A medida que mi madre iba hablando, sus ojos se iban llenando de lagrimas, hasta que rompio a sollozar.Cuando colgo, me miro y me abrazo.
-Mama, ¿que pasa?Mama me estas asustando.
-Alexa, cielo tu padre se ha puesto muy enfermo, tiene que operarle pero no saben si saldra de esta.
Operar.Ya iban cuatro operaciones en un mes, y cada vez era mas dificl garantizar que sobreviviria.Asenti y nos fuimos rapidamente al coche.
Llegamos diez minutos despues al hospital y mi madre entro como un tornado en la sala de espera.Alli una enfermara la atendio amablemente y sonriendo.¿Como podia sonreir viendo a mi madre asi de preocupada?Mala bruja.
Mi madre hablaba muy deprisa.Sauqe mi blackberry y le envie un mensaje por el chat a Lisa para ver si estaba conectada.Mi madre se sento en la sala de espera del hospital, apoyando su cabeza entre sus suaves manos.
Trague saliva, y me di cuenta de que estaba llorando.No me acerqué a mi madre, me quede a cierta distancia, hablando con Lisa para mantenerme tranquila.

CAPITULO 1


-Alexa, ¿me estas escuchando?
Asentí.No era tecnicamente cierto, la verdad.La estaba oyendo, pero no la escuchaba.Mi madre siempre nos daba a mi hermano y a mi charlas del tipo "necesito que me ayudeis mientras no estoy" y cosas de ese estilo, y a mi sinceramente me aburrían, y más si eran a la hora del desayuno.
He de admitirlo, soy demasiado soñadora y me paso el día mirando por la ventana o pensando en mis cosas. Pero es que tenia motivos. A mis 17 años, el único mundo que había visto fuera de Madrid era Barcelona, cuando íbamos en Navidades a ver a mi familia.Y aquello era lo peor para mí, ya que en mi cuarto, a parte del mayor caos del mundo, solo se veían fotos de mapas, de ciudades extranjeras y de sitios fantásticos fuera de España.Penoso.
Total que sonreí a mi madre lo mejor que pude y asentí.
-Pues claro, mamá.Y no te preocupes, hoy lavare yo los platos, te lo prometo.
Mi madre me miro, enarcando levemente la ceja, y se marchó.Suspiré. Mi hermano aun estaba dormido, a pesar de ser un Martes por la mañana.Apuré mi café y me fui a mi habitación, a vestirme para ir al colegio.El maldito colegio. Estábamos en Octubre y a mi me quedaba un suspiro para hacer la Selectividad en Junio.Y aun no habia decidido que quería estudiar, ni donde, ni como ni nada, así que ir al colegio para mí era una estúpida perdida de tiempo, pero mis padres no opinaban lo mismo.
Me vestí unos pantalones vaqueros y una sudadera de la universidad de Oxford, cogí mi bolsa y salí a la calle. Madrid amanecia nublado, amenazante con llover en cualquier momento, por lo que aceleré el paso hacia la parada de autobús.Saqué mi ipod rosa de la mochila y puse el volumen a tope. Al llegar a la parada me encontre con Helen, una chica morenita de mi curso, bastante mona pero algo tonta, y me sente a hablar con ella.
-Alexa, ¿que tal?-Me saludo con una energía increíble.Joder, debia de haberse tomado quinientos cafés para estar así a las ocho menos veinte de la mañana.
-Bien, ¿y tu?¿Te sabes Matemáticas?
Negó y me señalo su cuaderno de apuntes.Pues vaya.Yo habia estado toda la tarde anterior estudiando para el examen global de Matemáticas.Llevaba un seis de media, pero necesitaba más nota para contentar a mis padres.
Volví a sonreir forzosamente y me puse los cascos a todo volumen.Cuando llego el autobús, estaba tan lleno que tuve que quedarme de pie. En los asientos de cuatro en los que yo me acostumbraba a sentar habia un chico moreno que llevaba un gorro de lana, y en el asiento de al lado solo estaba su...mochila.Parpadee, perpleja, y me acerqué a él para poderme sentar. Me planté a su lado y le miré con cara de mala leche, y el ni siquiera se inmutó.Le di dos golpecitos en el hombro y entonces si que me miro.
-Perdona, ¿puedes quitar tu mochila para que pueda sentarme?
El chico sonrio y volvio a bajar la cabeza.Me enfade un poco más y di un pequeño golpe con mi converse en el suelo.
-Oye, que te estoy hablando
El chico que se sentaba en frente solto una carcajada, y entonces les reconoci.Eran dos chicos estupidos que iban al colegio de enfrente, un instituto publico que siempre se andaban metiendo con mis amigos y llamandolos pijos.Suspiré, molesta, y me di la vuelta.El del gorro me agarro de la muñeca, haciendome daño, y me miró.
-Guapa, no vuelvas a hablarme así, ¿entendido?
Me rei, y el chico apreto más fuerte su mano.
-Me haces daño.
-He dicho que si me has entendido
-Y yo que me haces daño.
El chico del gorrito ya se estaba levantando cuando Lisa, mi mejor amiga, se abrio paso entre la gente y se coloco a mi lado.
-Dejala en paz.No iras a pegar a una chica en autobus publico, ¿verdad?
El chico solto mi mano y se sento.Suspire, aliviada, y mire a mi amiga.
-Gracias.
-No, ni gracias ni leches.Siempre tan macarra.Un dia voy a dejar de defenderte.Primero la pelirroja de cuarto, luego Mark, luego este estupido.¿Pararas algun dia?
Me rei y negue con la cabeza.
Aquella era mi vida, y nadie iba a cambiarme.