Páginas vistas en total

domingo, 10 de abril de 2011

CAPITULO 22


Tras una tarde de nocilla y chuches con las gemelas, decidi que era hora de vestirme.Cogí un vestido azul, de esos que parecen falda alta y camiseta, y unas sandalias romanas, y me puse un poco de maquillaje. Las gemelas me dieron su aprobacion y sali disparada, sin mirar a Tom, hacia el Café, donde habiamos quedado.
Llegué dos minutos antes de lo esperado, por lo que me pedi un batido de chocolate y plátano, de esos que toman en las peliculas. Eran las siete en punto, y Charlie debia de estar a punto de llegar. Eché un vistazo por todo el local, mientras daba pequeños sorbos a mi batido.Aún me dolía la cabeza por la noche anterior, y los recuerdos estaban marcados a fuego en mi memoria.
Siete y cinco.
Charlie seguia sin aparecer.No le ddi mucha importancia, ya que podía haber pasado cualquier cosa.Acabe pidiendome otro batido de esos, mientras esperaba.Sonrei al camarero, que tenia unos ojos preciosos, y miré el reloj por enesima vez.
Siete y cuarto.
Charlie seguia sin aparecer.Ya no podia tomarme otro batido, estaba practicamente llena.Apoyé mi cabeza sobre mi mano derecha y con la izquierda movi los dedos, nerviosa y aburrida al mismo tiempo.
Siete y media.
Me harté.Mire el móvil, para comprobar que no me habia mandadp ningun mensaje ni me habia llamado, y pague la cuenta y me fui.
Plantada.El niñato ese me habia dejado plantada.A mi.Solte una carcajada, provocando que todo el local me mirara, pero me dio igual.
Empuje la puerta con el culo y sali a la calle.Me puse mis gafas de sol negras de pasta y me perdi ente el gentío de las calles de Melbourne.
Me tenian todos harta.Cada dia soñaba con volverme a España y olvidar a todas esas personas.Pero por otra parte me gustaba Melbourne.Era una ciudad bonita, y ya se sabe lo que dicen:Un sitio es bonito porque las personas de allí son bonitas.
Bah, gilipolleces en estado puro.

CAPITULO 21


Cuando me desperte a la mañana siguiente, la luz entraba por la ventana, por lo que deduje que serian ñas dos de la tarde, como poco. Me estire y un escalofrio me recorrio el cuerpo.Me sobro tiempo para ir al baño y vomitar hasta la primera papilla.
-Alexa,¿estas bien?
Mierda,pense.Tire de la cadena lo mas rapidamente que pude y me atuse el pelo varias veces.Mi madre abrio la puerta del baño al tiempo que yo me lavaba los dientes.
-Si, si, ¿por?-Consegui farfullar, por encima de la pasta de dientes.
-No, por nada¿Recuerdas algo de lo que ocurrio ayer, cielo?
Me quede pasmada y negue con la cabeza.
-No me mientas.Llegaste a casa borracha, y ademas tienes un tatuaje...
Mientras decia esto, me agarro fuertemente del brazo y me obligo a girarme.
-Joder, mama.Me haces daño
-Pero, ¿tu lo ves normal? Llegas a casa echa una pena, con un tatuaje.Un tatuaje.¿Sabes lo que es eso?
Aquello me harto definitivamente. Me deshice de su brazo y sali corriendo.Subi a mi cuarto y cerre la puerta de golpe.Cogi del armario una camiseta azul, una falda negra y unas botas azules, un bolso negro y sali de casa a toda prisa, sin que mi madre pudiera hacer nada para determe.
Cuando me encontre en la calle, no supe a donde ir, y mis pasos me llevaron a casa de las gemelas.Por suerte para mi, abrio la puerta la madre de las gemelas.
-Pasa cielo, estan arriba.
Subi las escaleras y no me detuve al pasar frente a la puerta de Tom, pero ésta se arbio y Tom salio de ella.
Tenia un aspecto horroroso. Un moraton indicaba el lugar donde Charlie le habia atizado la noche anterior, y a su vez tenia unas ojeras horribles.
Le mire durante tres segundos y continue subiendo las escaleras, pero él me detuvo.
-Alexa...
-Dejame, Tom.No quiero hablar contigo.
-Pero yo si-Tom parecia triste, pero aun asi no me ablando.-Siento lo de ayer.Yo...No se que me paso...
Negue con la cabeza y continue subiendo por las escaleras-Para mi sorpresa, Tom no me siguio.
-Alexa, Dios.Vaya susto nos diste ayer.
Las gemelas me sentaron en su cama y entre las dos me peinaron y me maquillaron para disimular mis ojeras, mientras yo lloraba en silencio.De pronto, mi movil empezo a vibrar.Sauqe mi movil y al no conocer el numero, descolgue.
-¿Hola?
-Alex, soy Charlie-Que cielo, me habia puesto un mote y todo.Puse el altavoz a peticion de las gemelas.
-Hola Charlie.
-¿Estas mejor?Te llamaba para saber si querrias dar,no se, una vuelta conmigo.
Las tres gritamos a la vez que si y, tras quedar con él a las seis, colgue sonriendo.
Porque Charlie me gustaba de verdad,pero Tom seguia clavado en mi corazon, y la sonrisa de Chace era dificil de olvidar