Páginas vistas en total

martes, 4 de enero de 2011

CAPITULO 1


-Alexa, ¿me estas escuchando?
Asentí.No era tecnicamente cierto, la verdad.La estaba oyendo, pero no la escuchaba.Mi madre siempre nos daba a mi hermano y a mi charlas del tipo "necesito que me ayudeis mientras no estoy" y cosas de ese estilo, y a mi sinceramente me aburrían, y más si eran a la hora del desayuno.
He de admitirlo, soy demasiado soñadora y me paso el día mirando por la ventana o pensando en mis cosas. Pero es que tenia motivos. A mis 17 años, el único mundo que había visto fuera de Madrid era Barcelona, cuando íbamos en Navidades a ver a mi familia.Y aquello era lo peor para mí, ya que en mi cuarto, a parte del mayor caos del mundo, solo se veían fotos de mapas, de ciudades extranjeras y de sitios fantásticos fuera de España.Penoso.
Total que sonreí a mi madre lo mejor que pude y asentí.
-Pues claro, mamá.Y no te preocupes, hoy lavare yo los platos, te lo prometo.
Mi madre me miro, enarcando levemente la ceja, y se marchó.Suspiré. Mi hermano aun estaba dormido, a pesar de ser un Martes por la mañana.Apuré mi café y me fui a mi habitación, a vestirme para ir al colegio.El maldito colegio. Estábamos en Octubre y a mi me quedaba un suspiro para hacer la Selectividad en Junio.Y aun no habia decidido que quería estudiar, ni donde, ni como ni nada, así que ir al colegio para mí era una estúpida perdida de tiempo, pero mis padres no opinaban lo mismo.
Me vestí unos pantalones vaqueros y una sudadera de la universidad de Oxford, cogí mi bolsa y salí a la calle. Madrid amanecia nublado, amenazante con llover en cualquier momento, por lo que aceleré el paso hacia la parada de autobús.Saqué mi ipod rosa de la mochila y puse el volumen a tope. Al llegar a la parada me encontre con Helen, una chica morenita de mi curso, bastante mona pero algo tonta, y me sente a hablar con ella.
-Alexa, ¿que tal?-Me saludo con una energía increíble.Joder, debia de haberse tomado quinientos cafés para estar así a las ocho menos veinte de la mañana.
-Bien, ¿y tu?¿Te sabes Matemáticas?
Negó y me señalo su cuaderno de apuntes.Pues vaya.Yo habia estado toda la tarde anterior estudiando para el examen global de Matemáticas.Llevaba un seis de media, pero necesitaba más nota para contentar a mis padres.
Volví a sonreir forzosamente y me puse los cascos a todo volumen.Cuando llego el autobús, estaba tan lleno que tuve que quedarme de pie. En los asientos de cuatro en los que yo me acostumbraba a sentar habia un chico moreno que llevaba un gorro de lana, y en el asiento de al lado solo estaba su...mochila.Parpadee, perpleja, y me acerqué a él para poderme sentar. Me planté a su lado y le miré con cara de mala leche, y el ni siquiera se inmutó.Le di dos golpecitos en el hombro y entonces si que me miro.
-Perdona, ¿puedes quitar tu mochila para que pueda sentarme?
El chico sonrio y volvio a bajar la cabeza.Me enfade un poco más y di un pequeño golpe con mi converse en el suelo.
-Oye, que te estoy hablando
El chico que se sentaba en frente solto una carcajada, y entonces les reconoci.Eran dos chicos estupidos que iban al colegio de enfrente, un instituto publico que siempre se andaban metiendo con mis amigos y llamandolos pijos.Suspiré, molesta, y me di la vuelta.El del gorro me agarro de la muñeca, haciendome daño, y me miró.
-Guapa, no vuelvas a hablarme así, ¿entendido?
Me rei, y el chico apreto más fuerte su mano.
-Me haces daño.
-He dicho que si me has entendido
-Y yo que me haces daño.
El chico del gorrito ya se estaba levantando cuando Lisa, mi mejor amiga, se abrio paso entre la gente y se coloco a mi lado.
-Dejala en paz.No iras a pegar a una chica en autobus publico, ¿verdad?
El chico solto mi mano y se sento.Suspire, aliviada, y mire a mi amiga.
-Gracias.
-No, ni gracias ni leches.Siempre tan macarra.Un dia voy a dejar de defenderte.Primero la pelirroja de cuarto, luego Mark, luego este estupido.¿Pararas algun dia?
Me rei y negue con la cabeza.
Aquella era mi vida, y nadie iba a cambiarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario